Version Abierta

Cantaleta en verso por el covid19

“Juventud, divino tesoro”

reza el poema de Rubén Darío,

que hoy, con lágrimas en los ojos,

es pie forzado en mi algarabío.

Y es que hoy yo quiero contarle,

a usted mi buen lector,

Que la juventud no ha de bastarle

Pa’ ser de su vida rector.

Porque ya está demostrado,

Lo dice el mismísimo BID,

Que, al ser joven en país pobre,

Se pierde fácil con el covid.

Y perdone que hoy me meta

A querer con rima versear,

Pero la prosa en cantaleta

Hoy no la quise soltar.

Porque el verso fluye siempre

Con tal dulzura al escuchar

Que consuela el alma triste

Mientras me pongo a opinar

De la muerte de gente joven

que me llena de pesar.

Con asombro yo le digo,

Que tanta noticia de viejo

Le bajó todo el complejo 

Al cuidado juvenil;

Que, por su edad más febril,

Salió a la calle descarado

Contagiándose sin notarlo

Y sintiéndolo después,

Como cuando si fuera un pez

Del agua se saliera,

Y respirar poco pudiera,

Bajando también su fe.

No es momento de lamento

Ni llorar por lo que fue.

Nuestros muertos ya partieron

Y quedamos sin saber

Por qué además de los viejos,

Nuestros jóvenes también,

Se contagian y se mueren

Sin nadie saber por qué.

El BID lo ha investigado

Y con pruebas demostró

Que en Colombia el contagio

De los jóvenes aumentó

Y aunque no sean muchos los que mueren

La situación si se complica

Porque la salud y economía

De este país no son ricas.

Por eso es que un joven enfermo

Con covid en estas tierras,

Aunque sea un treintañero

Y tenga todas las fuerzas,

Es fácil de que perezca

Como un viejo de noventa

Que con enfermedad de base

En un país rico viviera.

Mi llamado en esta rima,

Con la que quiero terminar,

Es que joven, ni a la esquina,

Tú te debes asomar.

Y si salir a la calle te toca

Mantén la distancia siempre

Y en tu cara el tapabocas

Ocultando nariz y dientes.

Que a los pobres como nosotros

La muerte nos llega temprano

Mientras vemos a los ricos

Con vacunas de antemano.

Gente joven que conozco

Por el covid ya partió.

Hoy me duelen sus partidas

Me entristece el corazón

No darles la despedida

Como bien quisiera yo;

Por eso como el poeta

Me puedo reconocer

“Cuando quiero llorar, no lloro…

y a veces lloro sin querer…”

1 Comentario

Siguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Noticias mas relevantes

¿Quiénes Somos?