Version Abierta

El 777 es un mal augurio

Los médicos le auguran un mal resultado; el presidente le apuesta todo para distraer la atención de sus problemas. Los pobres lo comentan como la forma de seguir sobreviviendo sin restricciones y a los ricos les da igual porque fueron a Miami a vacunarse. La apertura total en que empezamos con el mágico número 777, causa miedo, risa y enojo.

Desde la óptica médica, abrir el país a ese nivel es una irresponsabilidad. Muchas ciudades están sin unidades de cuidados intensivos y la voluntad de los galenos está diezmada. Han visto morir a demasiada gente a pesar de los esfuerzos físicos y humanos que hacen. El sistema  colapsó con el dolor de no poder valer su juramento hipocrático.

La responsabilidad del gobierno se liberó cuando le dio autonomía a la gente de salir sin restricciones. El libre albedrío, soportado en una cultura de indisciplina, será la noticia que oculte todo lo demás. El libertinaje de la gente se vio en los vídeos que demuestran cómo lugares como El Rodadero son escenarios de aglomeraciones y falta de medidas de precaución. El licor es el aliciente de la barbarie. La noche el manto de la alegría fugaz que traerá otro pico en 14 días.

La gente que necesita trabajar, que en Colombia es la mayoría, asume el hecho de enfrentarse a los buses llenos, a la calle, a los turnos de noche, a poder abrir su negocio y vender, vender y vender para pagar, pagar y pagar lo que hace más de un año se empezó a deber.  Porque ellos no tuvieron auxilios del gobierno ni de los bancos. Así que aún sabiendo el riesgo, van contra todo pronóstico.

Otra idea sigue teniendo aquél pudiente que pudo echarse el viaje a Estados Unidos. El viaje de turismo para vacunarse marca más la zanja que existe entre pobres y ricos en Colombia. Al menos no se saltan la fila para la vacuna, como han hecho varios contratistas y funcionarios de distintos entes territoriales. Ni tampoco van a quitarle las vacunas a los gringos, porque allá las vacunas sobran el número de habitantes.

No soy médico, pero sé que habrá una tragedia en menos de un mes. No soy del gobierno pero sé que esa tragedia ocultará temas como la vigilancia y los hallazgos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. No soy tan pobre porque no debo salir a buscar mi sustento corriendo riesgo. Ni tampoco soy rico para viajar a vacunarme. Sólo soy un ciudadano, de clase trabajadora y con la suficiente mirada crítica para saber que, como país, la vamos a pasar muy mal.

Añadir Comentario

Siguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Noticias mas relevantes

¿Quiénes Somos?