Version Abierta

La pandemia del hospital Rosario Pumajero de Valledupar

El pasado 4 de julio el personal médico de uno de los hospitales públicos de la capital del Cesar decidieron hacer cese de actividades programadas y ambulatorias, solo quedaron atendiendo urgencias vitales. Están reclamando el pago de hasta 11 meses de honorarios para todo el personal asistencial en este hospital público en Valledupar que existe desde 1942.

“Estamos en contraposición con algunas estrategias que se vienen fraguando, tratando de desnutrir financieramente al hospital, redireccionando  a los pacientes del régimen contributivo hacia la red privada.  Además, estamos luchando contra la tercerización laboral que ha ocasionado el empobrecimiento de los trabajadores y enriquecimiento de terceros”, afirmó el médico ginecólogo Julio Julio Peralta, quien también ha estado en huelga de hambre desde hace 17 días.

A Julio le deben 10 meses, pero no hay uniformidad en cuanto a la deuda.  A algunos/as se les debe 7 meses, a otros 8. Quienes más llevan esperando son los/as especialistas. La preocupación se incrementa porque dentro de poco alcanzará el año sin remuneración.

Versión Abierta intentó comunicarse con la gerente del Hospital, Jackeline Henríquez, quien es enfermera superior especializada en Auditoría y Servicios de Salud, pero no hubo respuesta. Sin embargo, afirma Julio que la respuesta de la administración del centro de salud ha sido que “No hay recursos, que se están haciendo gestiones… Nosotros estamos cansados de que nos repitan esa frase de cajón”.  

En diciembre pasado el personal asistencial adelantó un movimiento similar al actual, en esa época la gerencia del hospital se comprometió a saldar todas las deudas para junio del 2020, lo cual hasta la fecha no ha sucedido, por el contrario, ha aumentado.

Son más de 700 familias afectadas por esta situación, ya que los/as médicos y enfermeras/os tienen a cargo sus familias y necesidades que todo ser debe solventar. Una de ellas es María, a quién le llamamos así para proteger su identidad. María es enfermera auxiliar y fue retirada sin justificación de su cargo, lo cual es muy preocupante ya que vive arrendada, es madre y su esposo sufre una enfermedad grave. Otras personas les ha tocado recurrir a préstamos para poder seguir costeando los pasajes hasta el hospital, para comprar la comida y demás gastos del diario vivir.

Cuenta Luis Eberto Gómez, médico general en el servicio de Urgencias, que el miércoles 19 de agosto hicieron un cierre parcial de la institución, bloqueando la parte administrativa para presionar en el proceso de la solución de esta problemática, lo cual permitió que pudiesen reunirse con el Secretario de Salud, el Gobernador encargado Wilson Solano, la Gerente del hospital y demás miembros, sucediendo lo siguiente:

Según la Gobernación del Cesar, se verificó el cumplimiento en el giro de recursos por más de $1.150 millones para el pago de deudas atrasadas, así como la vinculación de 19 trabajadores (enfermeras jefes y auxiliares)  que habían quedado por fuera de la contratación, los delegados del cese de actividades anunciaron el levantamiento de la protesta y retornarán a sus actividades normales a partir de hoy viernes 21 de agosto, para prestar todos los servicios a la comunidad valduparense.

A pesar de este nuevo acuerdo, es en tiempos de crisis sanitaria donde más se ha hecho visible el olvido y desprecio hacia este importante equipo del Rosario Pumajero. Por tanto, esperan cumplimiento de lo pactado y al pasar de los días el desembolso de lo que resta en esta extensa deuda, pero sobretodo, el respeto a sus derechos al trabajo digno y a la salud.

1 Comentario

Siguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Noticias mas relevantes

¿Quiénes Somos?