Version Abierta

Lamentable desempeño del gobernador del Magdalena en audiencia de revocatoria del mandato

La revocatoria del mandato no constituye una afrenta política promovida por los adversarios de ningún Alcalde o Gobernador. Este mecanismo de participación democrática no pretende prolongar indefinidamente el debate electoral y mucho menos arreciar disputas ideológicas. El trámite comentado versa sobre un aspecto específico, neutral, carente de banderas, himnos y partidos. Se pretende determinar si el Alcalde o Gobernador ha cumplido con el programa de gobierno que registró durante su campaña y que el pueblo le impuso como mandato al momento de elegirlo.

El respaldo o la negativa a la propuesta de revocatoria no debe centrarse en sentimentalismos hacia el Alcalde o Gobernador. Cada individuo debe acceder al programa de gobierno del mencionado servidor público para realizar un estudio consciente, y concluir si lo que allí está plasmado se encuentra materializado. No es una campaña de respaldo o rechazo a quien Gobierna, sino la muestra de lealtad que el pueblo se expresa a sí mismo al verificar el cumplimiento del mandato que impuso al elegido.

El pasado 2 de julio reproduje en tres oportunidades la audiencia pública realizada por el Consejo Nacional Electoral como parte del trámite de revocatoria del mandato promovido en contra del Gobernador del Magdalena.

En la primera vista del video transmitido en vivo en la página de Facebook del Consejo Nacional Electoral me invadió la sensación de que la intervención del gobernador del Magdalena, a través de su representante, fue precaria y lamentable. No juzgo a nadie en una primera impresión, sin embargo, luego de escucharlo en dos oportunidades adicionales, ratifiqué mi apreciación. Desaprovechó la oportunidad que se le brindó a través del mencionado espacio, pues omitió revelar a los habitantes del Magdalena las obras del programa de gobierno realizadas desde su posesión, y erró al ignorar las reglas y principios que rigen el derecho probatorio.

Percibí que el gobernador, a través de su representante, pretendió eludir la temática del cumplimiento del programa de gobierno, mediante el empleo de discursos, proyección de imágenes de lugares sin identificar y videos en los que se registraron declaraciones de ciudadanos que, desde el punto de vista probatorio, resultan inconducentes para acreditar los hechos a los que se referían. Por otro lado, se abordaron temáticas que nada tienen que ver con el programa de gobierno.

No vislumbré en el discurso del promotor del mecanismo de participación la intención de revivir el debate electoral. Las disputas electorales hacen parte del pasado, pero el supuesto incumplimiento del programa de gobierno es la materia del presente.

Deseé convencerme de la excelente gestión del nuestro Gobernador, pero al igual que muchos, quedé esperando que aparecieran los contratos estatales celebrados y no fue proyectada una imagen en la que apareciera el listado de las obras prometidas, acompañadas de las casillas en las que se informara si estaban cumplidas o en espera de su ejecución.

Debemos distinguir entre las actividades realizadas por el Gobernador del Magdalena desde su posesión, y las que debió ejecutar conforme al programa de gobierno. Se trata de aspectos sustancialmente distintos. Y es precisamente este último tópico el sustento de la revocatoria del mandato.

Advierto tres aspectos acontecidos en el curso de la audiencia pública que, en mi opinión, resultan lamentables. En primer lugar, la ausencia del Gobernador del Magdalena. El rostro sonriente y prometedor de campaña se ocultó en la sombra y renunció a la oportunidad de edificar personalmente la defensa de su programa de gobierno.

No se trataba de un debate entre el Rey y el plebeyo. No se afectaría la dignidad del señor Carlos Caicedo Omar al debatir públicamente con el promotor del mecanismo de participación democrática. Era el escenario en el que los habitantes del Magdalena escucharíamos la voz de nuestro máximo dirigente territorial revelando en qué puertos han desembarcado los recursos públicos que el pueblo le ha confiado para materializar el mandato que se le impuso.

El señor Gobernador debió despejar las dudas que circulan en las veredas, corregimientos y municipios del Departamento acerca de su pésima gestión, la cual es pregonada por el promotor de la revocatoria del mandato.

En segundo lugar, la persona en quien delegó el Gobernador del Magdalena la misión de representarlo en la audiencia reveló su impericia en materia de derecho probatorio, al exigir al señor Martínez Olano el aporte de elementos de convicción cuya carga le corresponde exclusivamente al Gobernador.

Al expresar el señor Martínez Olano que el Gobernador no ha cumplido con el programa de gobierno, conforme a lo expuesto en el artículo 167 del Código General del Proceso, está formulando una negación indefinida, lo cual supone la inversión de la carga de la prueba, en consecuencia, al señor Gobernador le corresponde demostrar el hecho contrario, es decir, que ha cumplido.

En este orden de ideas, le corresponde a cada ciudadano habitante del Departamento verificar, en el territorio que reside, si persisten las problemáticas existentes antes de la posesión del actual Gobernador, e igualmente contemplar cuál es el grado de relación existente entre el Gobernador y los Alcaldes de los Municipios que integran nuestro territorio, para determinar la posibilidad de materialización del programa de gobierno y la capacidad de liderazgo y diplomacia al momento de dirigir.

En tercer lugar, a la altura del registro de la hora 1:21:00 y siguientes de la audiencia, el delegado del Gobernador confiesa que no ha podido avanzar con el programa de gobierno, pero la acompaña de una expresión contraria a la realidad, culpando a los miembros de la Asamblea Departamental por no haber presentado proyectos de iniciativa de la respectiva Corporación. Respecto a este particular, es necesario recordar que los Diputados no son elegidos por voto programático.

La opinión personal que plasmo en este escrito es libre, la soporto en lo que percibí directamente en el curso de la audiencia pública mencionada, y la revelo en ejercicio de mi garantía fundamental de libertad de expresión, recalcando el máximo respeto hacia las personas que, en su legítimo derecho, emitan una apreciación contraria.

No creo que el temor generado por las hordas que interactúan en las redes sociales, descalificando a los ciudadanos inconformes, para justificar los desaciertos de nuestras autoridades, nos obligue a comprarnos unos anteojos que simulen una realidad virtual, para disfrutar, a través de programas computarizados, las obras de imposible realización que fueron plasmadas en el proyecto de gobierno de nuestro respetable gobernador.

Finalmente, presumo que fue un acto de inexperiencia política insertar en el programa de gobierno obras ambiciosas para ser materializadas en lo que, según el dicho del representante del Gobernador del Magdalena, es el cuarto Departamento más pobre del país. Argumento que por demás puede ser interpretado por la ciudadanía en el sentido de que las propuestas fueron emitidas a sabiendas de la imposibilidad financiera de realizarlas. Podría creerse que el cometido fue personal, egoísta y partidista: llegar al poder a toda costa y perpetuarse en él a través del engaño y la manipulación.

No habrá triunfantes y derrotados. El pueblo decidirá su suerte.

4 Comentarios

  • El Magdalena es quizás el cuarto departamento más pobre según los indicadores, pero los políticos deberían decir lo hemos convertido en el…. Porque por riquezas naturales y condiciones para ser de los primeros si las tiene. Que tristeza.

  • Excelente análisis jurídico sobre lo que debe ser un proceso donde se cuestione el incumplimiento del programa de gobierno de un mandatario regional.

  • Es paradójico que para alzarse en victoria, lo hizo a base de utopías, saludos y falsas promesas y en el momento que es llamado a rendir cuentas de su gestión, no esté presente; esto es vergonsozo!

    Debería haber un filtro previo a estos programas absurdos que se salen de la realidad, para no permitirles apostar mediante el engaño a una candidatura con propuestas sobre obras que sólo existen en el imaginario de Macondo.

    Un programa debe contener propuestas viables y acordes a los recursos disponibles, como también dar continuidad a las que están en curso.

    Hace falta educar y formar en valores a los niños que serán los futuros gobernantes del mañana, para que tengan compromiso, responsabilidad y sentido de pertenencia.

    Realmente, es impresentable que este personaje le traslade a otros su falta de gestión, no materialice lo que acordó en su momento y pretendan seguir ocupando de forma descarada la posición que ostenta.

  • Buenas no comprendo porque se hace esto contra este gobernador y no se puede hacer o tratar de hacer lo mismo con el presidente que tenemos antes nadie decía nada cuando se perdía todo y Santa Marta era como un pueblito olvidado y ahora que tiene cara de ciudad Si salen muchos a criticar cuando eran los mismos de siempre los que gobernaban a Santa Marta y al Magdalena

Siguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Noticias mas relevantes

¿Quiénes Somos?