Version Abierta

Las dos fallas del periodismo actual

En mi época de estudiante, aprendí una frase que ahora uso con mis estudiantes de Periodismo cuando abordamos trabajos de reportería y les asigno misiones para cubrir temas en distintos lugares de la ciudad a los que ellos se resisten a ir. Esa frase reza: “El mundo no se acaba en Gaira, hay vida más allá”.

Esa misma sentencia debo emitir a varios colegas que, en la actualidad, han resumido la realidad local de Santa Marta a los ejes de “resultados de la policía, acciones de la administración local y departamental y vida alrededor de la pandemia”. No está mal que se cubran los hechos asociados a estas temáticas que son de interés general, pero se está incidiendo a provocar dos grandes fenómenos.

Por un lado, para la Policía, la Alcaldía y la Gobernación, los medios están siendo cajas de resonancia de sus agendas. Herramientas que terminan dando rimbombancia excesiva a las acciones que son la razón de ser de estos organismos. Un ejemplo cualquiera: ¿la Gobernación presenta proyectos de inversión social? Enseguida el despliegue noticioso es amplio, pero, pregunto ¿No debe hacer eso la Gobernación? ¿No debe la Policía capturar personas señaladas de delitos y garantizar la seguridad de los ciudadanos? ¿No deben los estamentos de la Alcaldía llevar a cabo actividades en pro de la comunidad desde sus áreas de trabajo? Difundir, porque sí, sin una corroboración equilibrada de la información en la comunidad, es alejarse del verdadero periodismo.

Lo ideal, en este primer punto, es que se hagan las preguntas de vigilancia y seguimiento a los procederes de los organismos. Que den explicaciones. En este momento, el país atraviesa un momento crucial de este tipo. El Gobierno Nacional oculta detalles de los acuerdos hechos con las farmacéuticas de las vacunas anticovid, mientras la ciudadanía exige que le rindan cuentas al ser el elector y quien tiene el poder en una democracia. Es ahí donde reside la importancia del papel de los periodistas en una sociedad, en acompañar el sentir de la gente y ayudarle a exigir el cumplimiento de sus Derechos y de la Constitución.

Por otro lado, el otro gran fenómeno, es el aporte al miedo y la paranoia que muchos ciudadanos sienten frente a la pandemia. Cierre de empresas, aumento del desempleo, unidades de cuidados intensivos insuficientes y un sinfín de eventos negativos que superan las iniciativas de pedagogía social y salud que distintas entidades y medios han dispuesto para reducir el número de contagiados en todo el territorio. Los medios necesitan darle más voz a los médicos y expertos para seguir previniendo y aprender a manejar los contagios cercanos.

Repensar la situación del periodismo, incluye seguramente otras esferas. Y habrá, como pasa con mis alumnos, resistencia frente a este pedido, pero se necesita -al menos en el presente pandémico- mayor responsabilidad de mis colegas para ir “más allá de Gaira”, porque ambos fenómenos, la resonancia informativa y la denominada ‘infodemia’, son el escenario perfecto para desinformar al pueblo y engañarlo mediante el desvío del foco de atención, tanto en la ciudad como en el departamento y el país.

2 Comentarios

Siguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Noticias mas relevantes

¿Quiénes Somos?