Version Abierta

Los retos de la educación rural en el Magdalena

El Magdalena se teje entre municipios, veredas y corregimientos. Pero la realidad es que este departamento ubicado en la Costa Norte de Colombia se configura alrededor de su capital, Santa Marta. Pese a que está compuesta, en gran medida, por zonas campesinas. La ruralidad se ve lejana, estática, recordada escasamente en épocas electorales.

La educación rural en Colombia es uno de los muchos escenarios de desigualdad, la educación en el Magdalena, no es la excepción. Como en otros departamentos, el Magdalena tiene una deuda con las zonas rurales. Los informes oficiales del diagnóstico a la educación rural en Colombia ha puesto en evidencia diferentes problemáticas de desigualdad en estas zonas como: pocas matriculas en la educación básica secundaria, bajos reportes en grados de bachillerato, un reducido acceso a la educación superior y una alta tasa de deserción estudiantil altamente relacionada con las tasas de trabajo infantil en el campo según el informe del proyecto Misión para la Transformación del Campo.

El Ministerio de Educación Nacional estructura el sistema educativo colombiano en cuatro niveles: preescolar, básica primaria, secundaria (media) y superior. Sin embargo, en las zonas rurales solo funcionan, en el caso de los municipios, los 3 primeros niveles preescolares, primarias y secundarias; en veredas escasamente se ve presente un plantel que labora en modalidad multigrado, en ocasiones que finalizan en el grado de la primaria.

Ahora bien, según datos del Presupuesto General de la Nación para el 2020 la inversión total en educación asciende a los 44,1 billones de pesos frente al 2018 que fue de 38,5 billones de pesos. La concentración de estos recursos parece focalizarse en las zonas urbanas, pues los planteles educativos de las zonas rurales de difícil acceso suelen  estar ubicados en terrenos prestados, con infraestructuras deterioradas, carentes de zonas comunes y servicios básicos de energía o agua potable.

Esto también se ha hecho visible en medio de la pandemia de la Covid-19.  El virus obligó a que los gobiernos trasladaran los procesos de educación oficial a la virtualidad, en un departamento donde el acceso al internet es el privilegio de pocos los docentes recibieron instrucciones de seguir impartiendo sus clases de forma remota, pero, ¿Cuál es la realidad de las zonas rurales Magdalenenses?

Según datos recientes del Ministerio de las TIC, en el país hay cerca de 21,7 millones de personas que cuentan con acceso a internet, frente a 23,8 millones que están en las zonas más apartadas y no tienen este beneficio.

Inicialmente, se planteó la creación de grupos de WhatsApp o Facebook, pero la realidad es que en diferentes zonas rurales del Magdalena los niños no contaban con teléfonos inteligentes, tabletas o computadoras en las que pudieran acceder al servicio de internet, en algunas veredas incluso,  no llega la señal de las operadoras móviles, por lo que los estudiantes quedaron en total aislamiento.

Las instituciones educativas con direcciones del ministerio de educación crearos una serie de guías que recibieron los estudiantes en sus viviendas, algunas por mensajeros pedagógicos, otras por los mismos profesores, Versión abierta contactó docentes de diferentes zonas del Magdalena para que comentaran esos retos de su trabajo en zonas rurales y lo que han representado en esta época de pandemia:

Minca

Corregimiento del distrito de Santa Marta ubicado en las estribaciones de la Sierra Nevada. Unos minutos después, se encuentra la sede multigrados de la I.E.D técnica de Minca, en la Vereda Campo Alegre, donde desde hace un año el docente Manuel Camilo Balaguera Peñaranda imparte clases a niños de población desplazada por la violencia.

En época de pandemia, los retos se han triplicado, comentó Balaguera, los padres que trabajaban con el turismo han perdido los ingresos de su actividad, los niños sin acceso a internet, lo que ha ocasionado que el seguimiento a su trabajo sea imposible.

Zona Bananera

Municipio del Magdalena. En Sevilla, cerca de su cabecera municipal está ubicado el colegio José Benito Vives de Andréis. La docente Judith María Angulo Rocha labora en la sede 3 Luis Mauricio Rudolf en una casa antigua que fue entregada al colegio hace 47 años, pero que parece estar detenida en el tiempo.

La educación en casa durante esta época de coronavirus precisamente por esa falta de acompañamiento ha causado más deserción, pues las madres y padres no tienen tiempo de supervisar el trabajo enviado por los docentes.

Plato

Plato es un municipio localizado en la margen oriental del río Magdalena. El docente Rodolfo de Jesús Móscote Fuentes lleva más de 24 años laborando en la docencia, en la actualidad en la sede Francisco de Paula Santander de la vereda Aguas Vivas, a 40 minutos de la Institución educativa de la cabecera municipal.

Aracataca

Municipio del Magdalena. Es reconocida internacionalmente porque allí nacieron el premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez y el fotógrafo y caricaturista Leo Matiz. La docente Justina Catillo Pérez trabaja en la institución educativa Elvia Vizcaino de Todaro y lleva más de 13 años laborando como docente en ese municipio. 

En la misma institución labora el docente Osman Daniel De la Cruz Jiménez, filósofo de profesioón, quien también ha trabajado en las estribaciones de la Sierra Nevada en la vereda Sacramento  y el corregimiento Barranco de Chilloa en Plato, Magdalena. Habló no solo de las dificultades estructurales de la educación sino también de los problemas que tienen los estudiantes para trasladarse de sus hogares a la institución educativa.

Según el Ministerio de Agricultura, La población del Departamento del Magdalena  se proyectó en 1.312.428 habitantes para el año 2019, donde el 74,8% de la población se concentra en el área urbana y el 25,2% en el área rural.

En Santa Marta la concentración de la población es del 39,30% el resto del departamento que bien no es completamente rural dentro de las estadísticas, reproduce los patrones que se encontraron en esa deuda que tienen el gobierno nacional y departamental con la educación en espacios alejados de la capital del Magdalena.

Si bien, los colegios distritales no se escapan de diferentes limitantes, problemáticas como el trabajo infantil, la poca oferta académica, las infraestructuras decadentes, la inexistencia de equipos tecnológicos han hecho que un transición a la “virtualidad” en espacios rurales como se planteó a nivel nacional por la Covid-19 sea muy alejado a las realidades de estos territorios donde hace falta una tragedia, una reina de belleza o hasta un Premio Nobel para fijar la mirada.

2 Comentarios

  • Excelente análisis del tipo de educación rural. Ojalá y llegué a los oídos de las entidades gubernamental es, porque en este departamento lo que hay es olvido nacional. Todos los ministros que llegan, traen nuevas es trategias dizque para un mejoramiento,pero todo queda en promesas.

  • Muy interesante. Esa es la verdad de la educación en el Magdalena y ningún gobierno se ha interesado por ayudar o por resolver esta situación, debe ser que por allí hay pocos votos.

Siguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Noticias mas relevantes

¿Quiénes Somos?