Version Abierta

Nos cuidamos (o que nos cuiden) en Carnaval

Este fin de semana el Caribe en pleno pondrá a prueba su verdadera capacidad de resistencia, fuerza de voluntad y disciplina. Por primera vez, las fiestas de Carnaval no llenarán las calles de gente. Esta vez, no habrá desfiles multicolores en donde la música, el color y la alegría se bañan de talco mientras se embriagan. Por lo menos no está permitido.

Las organizaciones de esta festividad en las distintas ciudades han apostado al uso de las nuevas tecnologías para realizar un Carnaval virtual que permita cumplir las medidas preventivas ante el coronavirus, al tiempo que se amparan con el argumento de preservar la identidad y el arraigo, garantizando la dinámica económica asociada a todos los actores de estas festividades. Los cuales generan ingresos en torno a esta celebración.

En ese escenario, que se oye bonito y promete ser cumplido, la verdadera contundencia estará en las familias que se cuidarán sin tumultos, sin reuniones con extraños, sin irse para la calle a armar parrandas en este o en aquel barrio.

Allí es donde está el reto para las autoridades. Alcaldías y Policía deben triplicar el esfuerzo y vigilar esos vecindarios que, clandestinamente, se organizan para acoger rumbas donde se cierra la cuadra, se enciende el picó y se expende licor. Las famosas ‘calles rumberas’, que el pueblo conoce y la fuerza pública omite, serán los focos donde pueda surgir un alza en el número de contagiados y potenciales víctimas mortales en nuestro territorio.

Estas calles las hemos visto en videos de redes sociales. La constante en ellas es la música a máximo volumen, el condumio, la oferta e ingesta de bebidas alcohólicas y ni un solo tapabocas en la escena multitudinaria. A estas calles llega gente de todos los puntos cardinales, paga la entrada y disfruta lo que puede causar el acceso del virus a su cuerpo, convirtiéndose en el transporte gratuito que llevará al covid19 a su casa, a su cuadra, a su trabajo… 

Agentes del orden público, el llamado es a que sus garanticen, en este fin de semana, un comportamiento adecuado en la ciudad. Porque hasta ahora nos han quedado en deuda. Ese será un primer factor. El segundo, respaldando al anterior, va a ser la autodisciplina. Todos los ciudadanos debemos tomar conciencia y cuidarnos. Por nuestra cuenta o que nos cuiden a la fuerza, ya a veces no somos capaces de garantizar nuestra propia bioseguridad.

Finalmente, si usted piensa ‘carnavalear’, no se lo critico. Solo le pido que evalúe la opción de no arriesgarse al salir. Si sale, evite tumultos manteniendo la distancia. No se quite el tapabocas y lávese las manos siempre que pueda. 

De usted depende que este Carnaval no sea el último de su película de vida.

Añadir Comentario

Siguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Noticias mas relevantes

¿Quiénes Somos?