Version Abierta

Se fue el más fuerte

La primera y única vez que vi a Jorge Oñate fue irónicamente en un funeral. El de mi abuela paterna, que partió a sus 94 años aquel 5 de marzo del 2014. Mi familia y yo estábamos en una iglesia en el centro de la ciudad de Valledupar, en lo que fue la última ceremonia religiosa de una mujer tan devota como era ella. 

A pocos minutos de haber entrado al recinto, giré mi cabeza hacia atrás y vi que un hombre ingresaba a paso lento, se trataba de Jorge, el cantante vallenato. Su figura descifrable se me hizo extraña por algunos segundos, pero ahí estaba él, acompañando  con un  cálido abrazo a su amigo periodista en la muerte de su madre.

7 Años después de este hecho, nos despertamos con la noticia del fallecimiento del artista, la cual sucedió durante los primeros minutos del último día del mes de febrero  en el Hospital Pablo Tobón Uribe, de Medellín. No hay sorpresa en la cultura vallenata por esta lamentable noticia, ya que antes de ser traslado a la capital de Antioquía, había estado luchando por su vida desde el 18 de enero en el Instituto Cardiovascular del Cesar y el pueblo vallenato estaba a la expectativa de su salud. 

Oñate era oriundo del municipio de la Paz, Cesar, que  según el analista musical Celso Guerra Gutiérrez, -el amigo periodista de quien se habla al inicio de esta historia-, esta población es la cuna de uno de los más grandes y originales personajes del canto vallenato, allí se vive y se siente con mucha fuerza la leyenda y el eco de la voz de ‘El Ruiseñor del Cesar’ o del ‘Jilguero de América’, como era apodado este músico, quien gracias a su gesta exitosa como cantante con el acordeonero Miguel López, fue quien le abrió el camino a otras voces del folclor, para que también le dieran brillo a la música vallenata. Esto argumenta Guerra en su más reciente obra literaria ‘Por los caminos del folclor’. 

“Aquí yo traigo este bonito son

que me salió cuando menos pensaba

pa’ que lo toquen en acordeón a La Paz con nota refinada

La Paz es mi pueblo con sus calles raras

donde tanto tiempo allá canté de madrugada…”

Canción: La Paz

La voz de Jorge Oñate ha sido escuchada durante cinco décadas en la región, pasando por lo nacional y lo internacional con  el premio otorgado por  la Academia de la Música, en 2010. Quizá cuando muchas de nosotras nacimos, ya él era un artista consolidado, predilecto en el repertorio musical de nuestros abuelos, padres, el resto de la familia y conocidos en general, por ende la influencia de este veterano incluso en las recientes generaciones. 

A sus 71 años deja una inmensa historia musical, rodeada también de los infaltables cuestionamientos de la opinión pública, por hechos que le rodeaban. Oñate no logró ver la realidad de su homenaje en el Festival de la Leyenda Vallenata, primero por la pandemia que desencadenó el atípico festival virtual sin su habitual homenajeado, y ahora, por su  irremediable partida. 

El intérprete de El más fuerte, Volví a llorar, Devuelveme mis sentimientos, No comprendí tu amor, Los vi corriendo, Te dedico mis triunfos, Una aventura más, Nació mi poesía y muchos más éxitos, era un fuerte crítico de las nuevas formas de hacer música vallenata: 

“Los amantes de mi folclor

defensores del vallenato

me preguntan por Escalona

por Calixto y por Leandro

por Abel Antonio Villa

por Luis Enrique y Alejandro

Los nuevos compositores

han desviado el vallenato

han perdido la cadencia

y originales relatos…”

Canción: La crítica 

Hoy 28 de febrero, las calles de la capital mundial del vallenato están inundadas con los sonidos de este pionero que incursionó por primera vez en la fonografía aproximadamente en  1967 con canciones de su primo, y que además de su legado, nos deja una pertinente preocupación por la degradación que está sufriendo la música  vallenata y por ende, la importancia de recordar que: el vallenato, es narrativo, es un patrimonio de la gente”. 

1 Comentario

  • Excelente título para este escrito
    Un hombre muy fuerte en esta gran lucha por la vida ,pero hay q recordar las anotaciones aquí plasmadas ,
    Llevar el vallenato como verdaderamente es
    Narrativo y patrimonio de la gente.

    Nota:
    Me encanto este reportaje
    Adiós ruiseñor del cesar y jilguero.

Siguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Noticias mas relevantes

¿Quiénes Somos?